SUCESION DE CONTRATAS EN EL SECTOR DE LA LIMPIEZA

SUCESION DE CONTRATAS EN EL SECTOR DE LA LIMPIEZA

Sucesión de contratas. Subrogación por imperativo convencional en el sector de limpieza de edificios y locales. Responsabilidad por deudas salariales contraídas por la empresa saliente. Derivación a la empresa entrante: improcedencia. No se trata de una sucesión de empresa del art. 44 ET y el régimen de responsabilidad es el establecido en convenio colectivo, excluyente de tal atribución.

Se debate en el presente recurso de casación para unificación de doctrina si en un supuesto de subrogación empresarial por sucesión en la contrata de limpieza, operada por mandato convencional, la nueva adjudicataria que se hace cargo del servicio encomendado y del personal correspondiente, debe responder solidariamente de las deudas salariales contraídas con sus trabajadores por su antecesora, teniendo en cuenta que el convenio colectivo sectorial aplicable establece la responsabilidad exclusiva de la empresa saliente sobre la deudas salariales anteriores a la finalización de la contrata.

1. En el único motivo de recurso que plantea, la representación letrada de la empresa CLECE denuncia la infracción del art. 10 del convenio colectivo de limpieza de edificios y locales de León (BOP 8 de agosto de 2011), en relación con el art. 44 ET, así como de la jurisprudencia que lo interpreta, en términos coincidentes con los de los asuntos ya resueltos por esta Sala que hemos citado anteriormente.

2.- La solución de la cuestión controvertida más ajustada a derecho es la que contiene la sentencia de contraste. Los pasos del razonamiento que conducen a estimar el recurso de CLECE se corresponden con los dos aspectos afectados por el planteamiento de la controversia y encuentran sustento en reiterada doctrina de esta Sala que puede resumirse como sigue.

A) La premisa o punto de partida del razonamiento que aboca a esa toma de decisión radica en la consideración de que cuando la asunción de la condición de empresario por parte del nuevo titular de una contrata basada exclusivamente en la mano de obra se produce por imperativo convencional, no estamos en presencia de un supuesto de transmisión de empresa incardinable en el ámbito del art. 44 ET, sino que la naturaleza de la subrogación es estrictamente convencional, siendo el propio convenio el que debe configurar el régimen jurídico, extensión y límites de esa imposición.

Así lo ha declarado la jurisprudencia que resume la sentencia de 31 de mayo de 2017 (Rec. 234/2016 ) en los siguientes términos:

2.- (…) en las contratas sucesivas de servicios, en las que lo que se transmite no es una empresa ni una unidad productiva con autonomía funcional, sino un servicio carente de tales características, no opera -por ese solo hecho- la sucesión de empresas establecida en el art. 44 ET, sino que la subrogación se producirá -o no- de conformidad con lo que al efecto disponga el convenio colectivo de aplicación, y siempre con subordinación al cumplimiento de los requisitos exigidos por tal norma convenida, habida cuenta de que los convenios colectivos del sector suelen establecer una garantía de estabilidad en el empleo en favor de los trabajadores empleados en los centros de trabajo cuya limpieza o seguridad se adjudica sucesivamente a distintas empresas contratistas de este servicio, imponiendo una obligación convencional de cesión de los correspondientes contratos de trabajo, subordinada a la puesta en conocimiento, por parte de la empresa contratista saliente, de información socio- laboral relevante relativa al personal beneficiario de la misma, mediante entrega de la documentación pertinente (aparte de muchas anteriores que en ellas se citan, SSTS 19/09/2012 -rcud 3056/11-; 14/10/13 -rcud 1844/12-; 19/11/14 -rcud 1845/13-; 16/12/14 -rcud 1198/13-; y SG 07/04/16 -rcud 2269/14-).

3.- Significa lo anterior -como resaltamos en la última sentencia citada- que en estos supuestos de subrogación convencional «la naturaleza del fenómeno subrogatorio es singular también en sus efectos: a) Se asume a los trabajadores del empresario saliente (en las condiciones previstas por el convenio) en un caso en que ni la norma comunitaria ni la Ley española obligan a ello. b) La realidad material de que la mayoría de trabajadores está al servicio del nuevo empleador provoca una “sucesión de plantilla” y una ulterior “sucesión de empresa”. c) Esta peculiar consecuencia no altera la ontología de lo acaecido, que sigue estando gobernado por el convenio colectivo. d) Puesto que si no existiera el mandato del convenio tampoco habría subrogación empresarial, la regulación pactada aparece como una mejora de las previsiones comunitarias amparada por el carácter mínimo de la Directiva (art. 8 de la Directiva 2001723/CE) o la condición de Derecho necesario relativo de la Ley (arts. 3.3 y 85.1 ET. Este resultado, sin duda peculiar, no solo se explica por la necesidad de cohonestar previsiones de cuerpos normativos con ópticas muy heterogéneas (comunitaria, estatal, convencional) sino también por el necesario respeto a los principios de norma mínima y primacía del Derecho Comunitario. La continuidad laboral de los contratos está en manos del convenio colectivo y esa regulación es la que de aplicarse en todo lo que sea compatible con las restantes…» (así, la ya referida STS -Pleno- 07/04/16 -rcud 2269/14-).

B) Sentada la conclusión precedente y excluida, por ende, la aplicación en el presente caso de la garantía recogida en el art. 44.3 ET, el segundo paso del razonamiento ha de detenerse en el régimen de responsabilidad previsto en el art.10.5 c) del Convenio Provincial de Limpieza de León .

Las sentencias anteriormente reseñadas de 6 y 25 de julio de 2017 resolvieron esta cuestión argumentando que dicho precepto “bajo el epígrafe “Subrogación”, establecía las características y el proceso de la subrogación en los trabajadores de la empresa saliente que deberá llevar a cabo la entrante al término de la concesión de una contrata de limpieza, desde la perspectiva general de que la empresa entrante se subrogará en todos los derechos y obligaciones referidos a los trabajadores, siempre que concurran los presupuestos que esa disposición establece, entre los que se detalla la documentación que habrá de entregarse y particularmente regula la responsabilidad entre ellas, con la particularidad recogida en la letra c) de que “La empresa cesante será responsable de los salarios devengados por los trabajadores objeto de la subrogación hasta el momento del cese”, sin mayor alcance posterior.

La sentencia más reciente de las citadas añade que…” De tales normas se infiere únicamente que el nuevo contratista tiene la obligación de respetar las condiciones laborales que tenían fijadas los trabajadores con el contratista anterior, no que se garantice una responsabilidad solidaria para la satisfacción de las deudas contraídas por el empresario anterior. Y en la regla final transcrita se regula la liquidación completa de retribuciones, partes proporcionales de pagas extraordinarias, vacaciones y descansos en relación con los trabajadores, entre la empresa saliente y la que vaya a realizar el servicio, estableciendo que los devengos retributivos producidos antes de la transmisión serán responsabilidad únicamente de la empresa saliente, en ningún caso de la entrante”.

En el mismo sentido se ha pronunciado esta Sala analizando otros convenios colectivos provinciales del sector de limpieza de edificios y locales que liberan de responsabilidad del pago de deudas salariales de la anterior empleadora a la nueva empresa (sentencias de 10 de mayo y 1 de junio de 2016, Rec. 2957/2014 y 2468/2014 y 13 de julio y 20 de diciembre de 2017, Rec. 2883/2016 y 335/2016), así como en relación al art. 14 del convenio colectivo estatal de empresas de seguridad, en el que se regula la subrogación del personal de la empresa saliente en la nueva adjudicataria del servicio (sentencias de 7 de abril y 3 de mayo de 2016, Rec. 2269/2014 y 3165/2014).

Y es que como razonamos en la sentencia de 7 de marzo de 2018 (rec. 267/2016) analizando la validez de una determinada garantía introducida en el mencionado art. 14 “la sucesión o subrogación de la empresa entrante en la prestación del servicio y en las relaciones de trabajo de los que en la saliente prestaban sus servicios se lleva a cabo en virtud de lo que dispone el convenio sectorial que precisamente regula de manera específica esa subrogación, que en otro caso y en los supuestos normales no se produciría, lo que determina que las partes que negocian los términos de esa subrogación la puedan llevar a cabo en los términos que estimen convenientes, siempre y cuando no conculquen ningún precepto de derecho necesario”.

LEER SENTENCIA: SENTENCIA SUCESION

FUENTE: COLEGIO DE ABOGADOS DE MADRID

No acepta comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.