La morosidad empresarial es una tragedia para los pequeños negocios