La formación en la contratación pública necesita mejorar

La formación en la contratación pública necesita mejorar

Promover la profesionalización en la contratación pública es una necesidad inherente a los servicios del Estado y una manifestación constante de las instituciones públicas nacionales e internacionales.

La OCDE ha hecho público su documento “Profesionalización de la contratación pública. Una revisión de las iniciativas y retos actuales”, en el que se describe la situación actual de las medidas adoptadas por los países para promover la profesionalización del personal dedicado a la contratación pública.

Por lo tanto, desde los organismo públicos se considera un objetivo estratégico “incrementar la profesionalización de los agentes públicos que participan en los procesos de contratación”.

La Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la Contratación (OIRESCON), cuya finalidad es
velar por la correcta aplicación de la legislación y, en particular, promover la concurrencia y combatir las
ilegalidades, en relación con la contratación pública, ha publicado su informe 2023 (DESCARGAR INFORME), que concluye entre otros puntos a destacar, lo siguiente:

  • La actividad formativa se ha recuperado en buena medida de la caída que sufrió como consecuencia de la pandemia del COVID 19, pero no se han alcanzado los niveles prepandémicos.
  • Hubo 53.281 peticiones en 2022 y se cubrió el 62,75% de la demanda en formación en materia de contratación pública, dejándose sin atender el 37,25%.
  • Sigue sin identificarse itinerarios o programas específicos en contratación pública, que permitan una especialización sólida y acreditable en la materia.
  • Más de 7 de cada 10 centros de formación recurre a apoyo externo en la formación en materia de contratación pública.
  • La profesionalización en materia de contratación pública en nuestro país se considera casi exclusivamente como un aspecto propio de la formación sin que se tengan en cuenta el resto de aspectos que entrañan el ejercicio de la profesión.

En este mismo documento se recomienda, a tenor de las conclusiones:

  • Que el volumen de demanda no satisfecha sea tenido en cuenta en la planificación o previsión de la actividad formativa en contratación pública, en particular la formación de carácter general.
  • Se recomienda que los centros de formación implanten sistemas de control y evaluación de calidad de la formación impartida.
  • Se propone que las unidades de contratación sean tenidas en cuenta a la hora de seleccionar los destinos de prácticas de los funcionarios de nuevo ingreso en periodo de formación.