La patronal de la limpieza muestra su descontento con el Gobierno por no trasladar la subida del SMI a los contratos públicos

La patronal de la limpieza muestra su descontento con el Gobierno por no trasladar la subida del SMI a los contratos públicos

La patronal nacional de las empresas de limpieza, AFELIN, quiere trasladar al Gobierno su profundo malestar por la decisión unilateral de subir el SMI un 5% sin diálogo previo y que esa subida no se indexe a los contratos públicos que se encuentran actualmente en ejecución.

AFELIN lleva años reclamando al Gobierno que reforme la Ley de Desindexación de la Economía
para que las empresas contratistas con la Administración puedan repercutir en los contratos en
ejecución las constantes subidas de costes que se han venido produciendo durante los últimos
años.


La Administración, entre otros, ha incrementado el coste derivado del SMI para las empresas
contratistas con el sector público en torno a un 50% desde 2018 sin revisar el precio de dichos
contratos y muchas de ellas se encuentran atrapadas en contratos plurianuales de los que no
pueden escapar hasta que se cumpla su vigencia.

«La patronal AFELIN reitera una vez más que esta situación dinamita la estabilidad de centenares de empresas y de miles de trabajadores y le acusa directamente del descalabro económico alque muchas empresas se verán abocadas próximamente».


Actualmente muchas empresas de servicios que trabajan para la Administración lo hacen con
exiguos márgenes o, incluso, trabajando a pérdidas, tratándose de una situación insostenible
denunciada desde hace varios años por las dos grandes patronales de empresas de limpieza en
España, AFELÍN y ASPEL.

Situación de quebranto
A las constantes subidas de los costes energéticos o de materiales, se suma ahora el incremento
del 5% en el Salario Mínimo Interprofesional, lo que deja en una situación de verdadero
quebranto a muchos empresarios que no van a tener cómo asumir esos aumentos porque,
sencillamente, no lo pueden repercutirlos al cliente, como ocurre en el sector privado.


Con la reforma de la Ley de Desindexación, las empresas podrían repercutir estos aumentos en
los contratos de limpieza actualmente en ejecución y podrían seguir prestando unos servicios
de calidad a las administraciones públicas, sin poner en peligro la estabilidad de miles de
trabajadores.


La patronal AFELIN reitera una vez más que esta situación dinamita la estabilidad de centenares
de empresas y de miles de trabajadores y le acusa directamente del descalabro económico al
que muchas empresas se verán abocadas próximamente.


Asimismo, advierte de que muchas licitaciones públicas quedarán desiertas ante la
incertidumbre generada con la consiguiente pérdida de calidad de los servicios públicos.