Accidente in itinere: concepto y 5 sentencias relevantes

Accidente in itinere: concepto y 5 sentencias relevantes

El concepto del accidente in itinere ha sido, es y será un concepto en constante evolución.

Como bien nos recuerda alguna sentencia reciente (incluida en el apartado 2.5 de esta entrada), la identificación como laboral del accidente acaecido en el trayecto de ida o regreso al trabajo es una creación de la jurisprudencia de los años cincuenta y sesenta del siglo XX, soliendo identificarse la Sentencia del Tribunal Supremo de 1 julio 1954 como la primera que lo denomina accidente «in itinere». El razonamiento es claro: se produce el desplazamiento como acto necesario para la prestación laboral, por lo que sin trabajo no habría desplazamiento y sin desplazamiento no habría accidente.

A lo anterior se añaden la advertencias que comenzó a hacer el propio Tribunal Supremo en los años sesenta de que el concepto de accidente in itinere no era un concepto rígido o inmutable, pues el mismo se debe ajustar y moldear a realidades en constante mutación.

En este artículo se va a describir los elementos básicos del accidente in itinere según la jurisprudencia y algunas sentencias recientes que han demostrado la necesidad de adaptación del concepto legal a realidades sociales.

1.- ¿Qué es un accidente de trabajo in itinere?

La ley establece que tendrán la consideración de accidente de trabajo los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar del trabajo (artículo 156.2 del Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social).

A lo largo de los años la jurisprudencia ha ido configurando una serie de elementos necesarios para que considerar un accidente como accidente in itinere:

– Elemento teleológico: El motivo o la causa del desplazamiento ha de ser el iniciar o finalizar la jornada laboral o bien el salir o regresar al domicilio después de haber desempeñado el bajo. En cualquier caso, en ninguno de dichos desplazamientos puede existir una interrupción prolongada, pues en caso contrario, se rompería el nexo causal y no se estaría en presencia de un accidente de trabajo.

– Elemento geográfico: Es necesario que el accidente ocurra en el trayecto normal y habitual entre el domicilio y el lugar de trabajo.

– Elemento cronológico: El accidente debe ocurrir en tiempo inmediato o razonablemente próximo a la hora de entrada o salida del trabajo.

– Elemento mecánico: Se exige que el medio de transporte utilizado por el trabajador en el cual se produce el accidente sea racional y adecuado.

No obstante, como hemos adelantado más arriba, los anteriores elementos deben complementarse con la resolución de algunos casos concretos, que otorgan más flexibilidad a la hora de declarar un accidente como accidente in itinere. A continuación vamos a ver algunos ejemplos.

2.- Accidente in itinere: la flexibilización en la jurisprudencia y doctrina judicial

 2.1.- Accidente in itinere en el camino desde el domicilio de los fines de semana, a 350 kilómetros del habitual.

La sentencia del Tribunal Supremo de 26 de diciembre de 2013 resuelve la calificación del accidente sufrido por un trabajador que prestaba servicios en un centro de trabajo situado en la localidad de Cubo La Solana-Los Rábanos (Soria). Una vez finalizado el fin de semana (un domingo), el trabajador (cuya jornada de trabajo se iniciaba a las 8 horas del lunes siguiente), se desplazó en su vehículo unos 350 km desde el domicilio donde descansaba los fines de semana (en León), hasta el domicilio donde vivía durante los días laborales de la semana (en Soria).

En dicho trayecto, en torno a las 21 horas del domingo, sufrió un accidente de tráfico.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) le reconoció una incapacidad permanente derivada de accidente común y no profesional. El trabajador solicitó la calificación como accidente in itinere a la Mutua competente, solicitud que fue rechazada tanto por la Mutua como posteriormente por el INSS. En ambos casos se entendió que no concurría el elemento teleológico, pues la finalidad del viaje no estaba determinada por el trabajo y ello rompía el elemento de idoneidad del trayecto recorrido, ya que el accidente se produjo a gran distancia del centro de trabajo y en un trayecto ajeno al que es normal para incorporarse al mismo.

El trabajador impugnó judicialmente la resolución del INSS. Si bien en primera instancia obtuvo una sentencia estimatoria, que declaró el accidente como in itinere, la sentencia fue revocada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León. El Tribunal Superior entendió que no concurría en el caso el elemento teleológico para considerar el accidente como in itinere.

Sin embargo, el Tribunal Supremo entendió que el trayecto en el que se produjo el accidente no quedaba fuera del ámbito del artículo 115.2 de la Ley General de la Seguridad Social, porque el viaje se inició desde su domicilio, con independencia de que fuera diferente del lugar de residencia durante la semana por motivos laborales. Para el Tribunal Supremo el accidente in itinere se configura a través de dos elementos: lugar de trabajo y domicilio del trabajador, y de la conexión habida entre ellos a través del trayecto realizado. Partiendo de esta base y, teniendo en cuenta las nuevas organizaciones del trabajo, el domicilio a estos efectos será tanto el domicilio del trabajador en sentido estricto como la residencia habitual por motivos laborales.

2.2.- Accidente in itinere desviándose de la ruta habitual para dejar a unos compañeros en su casa:

En el caso de la sentencia del Tribunal Supremo de 14 de febrero de 2017, se estudia si debe considerarse como accidente laboral el sufrido por un trabajador que, al regresar a su domicilio, conduciendo un vehículo de su propiedad, realiza una parada para dejar a unos compañeros en sus respectivos domicilios.

Tras analizar el caso, tomando de referencia la sentencia de 2013 antes citada, el Alto Tribunal considera que la desviación del trabajador para dejar a sus compañeros queda integrada en el carácter laboral del desplazamiento, por lo que no supone una ruptura del elemento teleológico.

Sin embargo, lo realmente importante de esta sentencia, es análisis que realiza del elemento cronológico. La Sala no comparte el análisis de la sentencia recurrida, que toma como hora de salida la del cierre de la valla de la obra y concluye que se ha utilizado más de una hora para recorrer unos veinte kilómetros por autovía. De este modo, El Tribunal Supremo entiende que el número de minutos sin justificar puede deberse a diferentes necesidades (recarga de combustible, acudir al servicio, realizar una mínima compra…) sin que ello comporte la ruptura del elemento cronológico.

2.3.- Accidente in itinere, después de haber parado más de 30 minutos a tomar algo con unos compañeros.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares de 28 de septiembre de 2017 analiza la calificación del accidente sufrido por un trabajador que se desplazaba habitualmente hasta su puesto de trabajo en tren y en bicicleta. Al finalizar su turno de trabajo estuvo en un bar-cafetería tomando algo con los compañeros de trabajo durante unos treinta minutos. Tras dicha parada, cuando reanudó su trayecto de vuelta sufrió un accidente en que resultó arrollado cuando iba en bicicleta.

El tribunal advierte de que se trata de un accidente laboral, pues el realizar una parada que responde a costumbres sociales no supone necesariamente una ruptura del elemento teleológico.

2.4.- Accidente in itinere al ser atracada al volver a casa desde el trabajo.

La sentencia del Tribunal Supremo de 14 de octubre de 2014 considera accidente laboral el sufrido por una trabajadora cuando se disponía a volver a su domicilio y, en el trayecto de vuelta, es atracada resultando víctima de un robo en el que le sustraen el bolso.

El Tribunal Supremo entiende que, «no puede negarse que la actuación de un tercero, incluso con culpabilidad civil o criminal concurrente, no debe impedir, en algunos casos, la declaración de accidente de trabajo. Y así, cuando la actuación de ese tercero se revela que tiene su razón de ser en el trabajo realizado por la víctima o con ocasión de este último, indudablemente, no se podrá negar el carácter de accidente laboral a la agresión sufrida en tales circunstancias».

2.5.- Accidente in itinere al desplazarse al trabajo desde un hospital en el que estaba ingresado un familiar

El Tribunal de Justicia de Madrid, en su sentencia de 29 septiembre 2017 considera que merece ser calificado como accidente in itinere el que sufre una trabajadora en su trayecto desde un hospital en el que había ingresado a un familiar unas horas antes hacia su trabajo.

Esta sentencia contiene una reflexión relevante y que resume bien el sentido de las sentencias citadas en esta entrada, como es que «la importancia del domicilio hay que relativizarla»; «la idea básica que subyace en la construcción jurisprudencial del accidente in itinere es que solo puede calificarse como tal aquél que se produce porque el desplazamiento viene impuesto por la obligación de acudir al trabajo. Así pues, lo esencial no es salir del domicilio o volver al domicilio, aunque esto sea lo más corriente y ordinario, lo esencial es ir al lugar del trabajo o volver del lugar del trabajo, por lo que el punto de llegada o de vuelta puede ser o no el domicilio del trabajador en tanto no se rompa el nexo necesario con el trabajo».

3.- Conclusión

El concepto del accidente in itinere se ve necesitado de una adaptación constante a las realidades sociales, así como a los usos y costumbres que van surgiendo con el paso de los años. De ello resulta menester la continua interpretación de los tribunales, ya que de modo contrario el concepto se quedaría obsoleto y sin ámbito de aplicación.

 

FUENTE: VIDAL GALINDO

 

No acepta comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.